Velero
Velero

En la navegación marítima, la seguridad es de suma importancia, sobre todo en zonas concurridas como las entradas a los puertos. La relación entre los barcos de vela y los transbordadores en estas áreas críticas presenta desafíos particulares, que están sujetos a regulaciones internacionales y locales. Este artículo explora la situación en la que un barco de vela y un transbordador comparten el mismo objetivo: ingresar a un puerto. Buscamos aclarar qué acciones debería tomar un velero en esa situación, teniendo en cuenta las normativas del RIPA y aspectos prácticos, tratando de equilibrar el cumplimiento de la ley con el sentido común y la cortesía en el mar.

¿¿Cuál es la función del RIPA y cómo se relaciona con la interacción entre veleros y ferries en los puertos?

El Reglamento Internacional para la Prevención de Abordajes (RIPA) es fundamental para evitar accidentes en el mar. En este contexto, se establecen distintas normas que indican la forma en que los barcos deben comunicarse para prevenir choques. Particularmente importantes para nuestra situación son las reglas 9.b, 13.a, y 18.a.IV, describen la conducta adecuada en situaciones estrechas, el protocolo a seguir cuando un barco alcanza a otro, y las prioridades entre barcos de distintos tipos, respectivamente.De acuerdo con la regla 9.b del RIPA, los buques deben evitar cruzar pasos estrechos si con ello interrumpen el tránsito seguro de otros buques. En contraposición, la regla 13.a establece que un buque que alcanza a otro debe mantenerse apartado del camino del buque alcanzado. Sin embargo, la situación se complica al considerar que ambos buques, al aproximarse o entrar a puerto y necesitar hacer uso de su motor, se consideran bajo propulsión mecánica, igualando sus responsabilidades según la regla 18.a.IV, que normalmente daría prioridad al velero.Sin embargo, en el contexto portuario, factores adicionales como las zonas intraportuaria y extraportuaria, y las normativas específicas de cada puerto, según lo estipulado en la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante, juegan un papel crucial. Estas reglas subrayan la importancia de los barcos comerciales sobre los recreativos y restringen las zonas donde algunas actividades están autorizadas, adaptándose a las condiciones locales y particulares de cada puerto.

¿¿En qué momento debería un barco de vela dar paso a un transbordador en la entrada de un puerto?

En la vida real, es crucial que los capitanes de barcos a vela usen su buen juicio y actúen con prudencia, considerando tanto las directrices del RIPA como las regulaciones locales en puertos. Si un barco se acerca a una velocidad considerable y no puede entrar al puerto sin detenerse, entonces el velero debería aguardar. Esto no solo es lógico, sino que también cumple con el principio básico de seguridad en la navegación.Además, en los puertos se delimitan áreas específicas donde se da prioridad a los buques comerciales o se aplican ciertas restricciones. En la Bahía de Santander, se establece claramente que las pequeñas embarcaciones no deben entorpecer el paso por el canal de navegación. Esto destaca la relevancia de comprender y acatar las regulaciones particulares de cada puerto, las cuales pueden diferir notablemente.La situación se vuelve aún más complicada al tener en cuenta las habilidades de maniobra y las características operativas de los transbordadores, especialmente en puertos con espacio limitado o condiciones de navegación restringidas. En situaciones como esa, el ferry puede tener dificultades para esquivar al velero sin poner en riesgo la seguridad, lo que sugiere la importancia de que el velero ceda paso al ferry cuando sea factible y seguro.

¿¿Cómo pueden los barcos de vela anticipar y responder de manera adecuada en estas circunstancias?

La anticipación y la planificación son claves. Los capitanes de barcos a vela deben prestar atención a los horarios de los transbordadores, las condiciones del tráfico en el puerto y las señales auditivas o visuales que anuncian la llegada de embarcaciones grandes. Además, aprovechar de manera eficaz los SIA (Sistemas de Identificación Automática) puede brindar valiosa información acerca de los desplazamientos de otras embarcaciones, lo que permite a los navegantes tomar decisiones fundamentadas sobre el momento y la forma de ingresar a un puerto.En resumen, la dinámica entre barcos de vela y transbordadores en el acceso a un puerto implica encontrar un equilibrio entre el seguimiento de normativas internacionales y locales, el sentido común y la cortesía marítima. Cada escenario es distinto y requiere que el capitán del barco de vela evalúe cuidadosamente las circunstancias. Siempre es fundamental priorizar la seguridad, evitar abordajes y mostrar respeto por las operaciones de otras embarcaciones, especialmente aquellas con capacidades de maniobra limitadas o que deben cumplir horarios estrictos.

FAQs

¿¿Cuáles son las normativas del RIPA que se deben seguir cuando un velero y un ferry desean ingresar al mismo puerto?

Las reglas del RIPA que serían relevantes en este caso incluyen la 9.b que establece la guía en un paso estrecho, la 13.a, que se ocupa de los buques que se alcanzan entre sí y 18.a.IV, que se ocupa de la prioridad otorgada a buques de vela sobre un buque de propulsión mecánica. Sin embargo, las reglas se complican cuando ambos buques están operando con propulsión mecánica al acercarse al puerto, lo que iguala las prescripciones y restricciones de responsabilidades.

¿¿Dónde pueden los capitanes de barcos de vela obtener información sobre las regulaciones particulares de un puerto?

Los capitanes deben buscar en las publicaciones oficiales de todos los puertos, las cuales suelen hallarse en los portulanos, y en la normativa nacional aplicable al país, como la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante en España . Además, es conveniente visitar el sitio web del puerto o comunicarse con el puerto directamente para encontrar información sobre las disposiciones.

¿¿Hacia dónde debería dirigirse un velero si se acerca rápidamente un ferry al mismo puerto?

En caso de que un velero note que un ferry está cerca y que al entrar al puerto este último podría verse afectado, el velero necesita pasar a un área de espera o modificar su curso, lo que permitirá al ferry pasar de manera segura. Se debe tener en cuenta que la seguridad y la prevención de colisiones son la primera prioridad y siguen el RIPA y las condiciones locales.

¿¿De qué manera pueden los barcos de vela prever la llegada de los transbordadores al puerto para evitar situaciones conflictivas?

Los barcos a vela pueden emplear sistemas de identificación automática (AIS) para vigilar la ubicación y la dirección de los transbordadores cercanos. Además, prestar atención a los sonidos y las señales visuales, así como conocer los horarios habituales de los transbordadores, puede ser útil para anticipar su llegada y tomar decisiones informadas sobre cuándo y cómo ingresar al puerto de forma segura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *